viernes, 12 de octubre de 2018

Congreso "Documentos y monumentos para la historia de la lengua"

La pareja de términos 'documentos' / 'monumentos' está asociada para mí a la etapa en que comencé a leer sobre Crítica Textual y Edición de Textos, cuando preparaba mi tesis. El libro La arqueología del saber de Foucault nos hacía pensar sobre cómo tradicionalmente hacemos monumentos a los documentos del pasado y, al hacerlo, los transformamos. Un documento es algo cerrado en sí mismo, pero al investigarlo lo tratamos de ubicar en su contexto extraviado y ese reconstruir lo que falta nos permite entenderlo y contribuye a que lo valoremos, a que lo hagamos monumento. Y toda reconstrucción de un texto empieza por su edición.
De edición de textos, de monumentos textuales y de historia de la lengua trata el congreso que organizamos en Sevilla del 11 al 13 de septiembre de 2019 (VI Congreso de la red internacional Charta). Convocamos a historiadores de la lengua y de la literatura que editan textos o que tienen cosas que decir y aportar sobre los textos editados o recopilados por otros. Nos interesan las perspectivas contrastivas con el español, los márgenes de los textos, la edición que contraría a los datos tenidos por aceptados y la que los confirma, la escritura poco hábil y la perita, la de obras canónicas de la literatura, la de mujeres; los textos que nos hablan del estándar y los textos que nos hablan de lo que no entra en el estándar. La idea es poner al texto en el centro y hablar en torno a ese centro de rentabilidad lingüística.

domingo, 30 de septiembre de 2018

Instantáneas #37. Septiembre 2018


Septiembre ha sido un mes intenso. Resumo en fotos algunas cosas de estos últimos días
1. Sigo en El País, un curso más. Salieron en Verne dos artículos míos de divulgación lingüística: uno sobre los ex y su reflejo en la lengua, otro sobre eso que llamamos muletillas y que en lingüística se llaman marcadores discursivos. Me gustará mucho que entréis en los enlaces y los leáis.
2. Estuve grabando para el documental España desconocida de Canal Historia. El edificio de la antigua Fábrica de Tabacos de Sevilla, hoy la Facultad en que trabajo, es tan bonito que funciona estupendo como escenario para rodar. El documental busca presentar y explicar cosas de España que no conocemos o valoramos lo suficiente. Tristemente, una de ellas es su diversidad lingüística.
3. En cuanto a viajes de trabajo, este mes tocó Salamanca, de lo que hablé ya en una entrada anterior del blog, con ocasión de la celebración del Congreso de la Semyr. Aprovecho ahora para difundir el enlace a la web del Semyr en la que podéis descargar buena parte de su fondo de publicaciones. Es verdad que son libros para tenerlos en papel, porque creo que pocos libros hay tan gustosos como los editados por la Semyr, con sus sobrecubiertas y sus páginas de papel grueso, pero para el investigador que busca en ocasiones un acceso digital rápido a un libro o artículo es una ventaja bucear por ese repositorio digital.
Leer más

Septiembre ha sido un mes intenso. Resumo en fotos algunas cosas de estos últimos días
1. Sigo en El País, un curso más. Salieron en Verne dos artículos míos de divulgación lingüística: uno sobre los ex y su reflejo en la lengua, otro sobre eso que llamamos muletillas y que en lingüística se llaman marcadores discursivos. Me gustará mucho que entréis en los enlaces y los leáis.
2. Estuve grabando para el documental España desconocida de Canal Historia. El edificio de la antigua Fábrica de Tabacos de Sevilla, hoy la Facultad en que trabajo, es tan bonito que funciona estupendo como escenario para rodar. El documental busca presentar y explicar cosas de España que no conocemos o valoramos lo suficiente. Tristemente, una de ellas es su diversidad lingüística.
3. En cuanto a viajes de trabajo, este mes tocó Salamanca, de lo que hablé ya en una entrada anterior del blog, con ocasión de la celebración del Congreso de la Semyr. Aprovecho ahora para difundir el enlace a la web del Semyr en la que podéis descargar buena parte de su fondo de publicaciones. Es verdad que son libros para tenerlos en papel, porque creo que pocos libros hay tan gustosos como los editados por la Semyr, con sus sobrecubiertas y sus páginas de papel grueso, pero para el investigador que busca en ocasiones un acceso digital rápido a un libro o artículo es una ventaja bucear por ese repositorio digital.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Curso de L2: recapitulando

Foto de la inauguración
Hace unos meses informé por este mismo canal de que este año celebrábamos de nuevo en septiembre en Sevilla y en colaboración con el Instituto Cervantes la edición decimoctava del Curso de Formación para Profesores de Español como L2, una actividad de 100 horas que se divide en tres semanas de formación específica en clase y un periodo de prácticas en centros docentes o a través de una unidad didáctica. Abrió el curso el día 3 Pepe Gómez Asencio (entrevistado por Ana Sánchez Ameneiro en Diario de Sevilla con ocasión de su paso por Sevilla) y terminó el pasado martes. A falta de ver cómo se desarrollan las prácticas, me queda una positiva impresión de la tarea de dirigirlo.
L2 significa segunda lengua; otros prefieren hablar de ELE (español como lengua extranjera). Ambos términos son englobadores, ya que a veces se aprende español como ¡L3! y otras tampoco cabe hablar de ELE porque el estudiante puede que haya aprendido el español en casa pero en un contexto foráneo. El caso es que, sea como sea, saber una lengua no equivale a saber enseñarla. Para eso hay que aprender a ser profesor de español extranjera, tarea profesional con notable demanda laboral dentro y fuera de Europa y que han ejercido muchos de nuestros escritores, lingüistas y gramáticos más célebres.
Leer más
Foto de la inauguración
Hace unos meses informé por este mismo canal de que este año celebrábamos de nuevo en septiembre en Sevilla y en colaboración con el Instituto Cervantes la edición decimoctava del Curso de Formación para Profesores de Español como L2, una actividad de 100 horas que se divide en tres semanas de formación específica en clase y un periodo de prácticas en centros docentes o a través de una unidad didáctica. Abrió el curso el día 3 Pepe Gómez Asencio (entrevistado por Ana Sánchez Ameneiro en Diario de Sevilla con ocasión de su paso por Sevilla) y terminó el pasado martes. A falta de ver cómo se desarrollan las prácticas, me queda una positiva impresión de la tarea de dirigirlo.
L2 significa segunda lengua; otros prefieren hablar de ELE (español como lengua extranjera). Ambos términos son englobadores, ya que a veces se aprende español como ¡L3! y otras tampoco cabe hablar de ELE porque el estudiante puede que haya aprendido el español en casa pero en un contexto foráneo. El caso es que, sea como sea, saber una lengua no equivale a saber enseñarla. Para eso hay que aprender a ser profesor de español extranjera, tarea profesional con notable demanda laboral dentro y fuera de Europa y que han ejercido muchos de nuestros escritores, lingüistas y gramáticos más célebres.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Generosa Salamanca


Hay ciudades que he visitado más por trabajo que en mi tiempo libre y de las que tengo muchos recuerdos filológicos. De todas las ciudades españolas, y después, obviamente, de Sevilla, para mí Salamanca es mi lugar filológico. Y lo es por razones exclusivamente personales. Cuando el ingreso como profesor titular se hacía por una acreditación a partir de tres exámenes orales en la ciudad de España donde por sorteo tocase cada año, yo me presenté a las oposiciones a titular en la ciudad de Salamanca. Eso fue de febrero a mayo de 2007 y cada viaje desde Sevilla hacia arriba por la Vía de la Plata implicaba que había pasado el examen anterior. Ahora recuerdo con más ternura que inquietud el miedo antes de cada prueba, cuando esperaba a que me llamaran para actuar en esa aula del Palacio Anaya que está de fondo en la foto.  Volver a Salamanca tiene para mí desde entonces ese recuerdo asociado a la oposición en que me hice funcionaria.
El caso es que septiempre ha comenzado de manera muy salmantina para mí, porque un grupo de ocho miembros de nuestro proyecto de investigación, Historia15, hemos participado en el interesantísimo  Congreso de la Sociedad Española de Estudios Medievales y Renacentistas (Semyr). En concreto, hemos asistido los doctorandos Inés Navarro di Meo y Ana Romera Manzanares y los doctores Blanca Garrido Martín, Jaime González Gómez, Marta López Izquierdo, Álvaro Octavio de Toledo, Consuelo Villacorta, así como esta que escribe.
Leer más

Hay ciudades que he visitado más por trabajo que en mi tiempo libre y de las que tengo muchos recuerdos filológicos. De todas las ciudades españolas, y después, obviamente, de Sevilla, para mí Salamanca es mi lugar filológico. Y lo es por razones exclusivamente personales. Cuando el ingreso como profesor titular se hacía por una acreditación a partir de tres exámenes orales en la ciudad de España donde por sorteo tocase cada año, yo me presenté a las oposiciones a titular en la ciudad de Salamanca. Eso fue de febrero a mayo de 2007 y cada viaje desde Sevilla hacia arriba por la Vía de la Plata implicaba que había pasado el examen anterior. Ahora recuerdo con más ternura que inquietud el miedo antes de cada prueba, cuando esperaba a que me llamaran para actuar en esa aula del Palacio Anaya que está de fondo en la foto.  Volver a Salamanca tiene para mí desde entonces ese recuerdo asociado a la oposición en que me hice funcionaria.
El caso es que septiempre ha comenzado de manera muy salmantina para mí, porque un grupo de ocho miembros de nuestro proyecto de investigación, Historia15, hemos participado en el interesantísimo  Congreso de la Sociedad Española de Estudios Medievales y Renacentistas (Semyr). En concreto, hemos asistido los doctorandos Inés Navarro di Meo y Ana Romera Manzanares y los doctores Blanca Garrido Martín, Jaime González Gómez, Marta López Izquierdo, Álvaro Octavio de Toledo, Consuelo Villacorta, así como esta que escribe.