sábado, 23 de noviembre de 2019

Navegando en tren


Fue hace unas semanas, en un viaje en tren desde Málaga.  Abro el ordenador: 25 correos por contestar, trato de no tener nunca más de doce en la bandeja de pendientes, así que comienzo a despejar mensajes. Alguien me manda un vínculo a una noticia, la de un invento que puede transcribir automáticamente páginas de manuscritos. ¿En serio? ¿Transcripciones de manuscritos antiguos? La noticia es esta y habla del proyecto Carabela, que me hace recordar la historia de la fragata Mercedes, que tantas veces he narrado como respuesta a la impertinente pregunta de para qué sirven las Humanidades: valen para descubrir y retener tesoros. Sobre el tren cae la luz de mediodía y no me apetece seguir contestando más correos, así que visito las pestañas de medios digitales que tengo almacenadas en algún lugar del navegador. Yawar Para, Kilku Warak’aq, Qosqomanta runasimipi harawi t’ikrachisqa, ch’ullanchasqa kayninp. No, no te has equivocado al leer. Esto sigue siendo Nosodeyod y esa lengua es quechua. Las noticias me dicen que en Perú, en la Universidad de San Marcos alguien ese día estaba defendiendo su tesis doctoral en esa lengua, y estaba nervioso porque era la primera vez que esto ocurría. Lo contaba aquí el diario peruano El Comercio, que llama tesista a quien defiende esa tesis. Hasta hoy no había tenido contacto con esa palabra pero decido adoptarla. Busco en Google, me acuerdo de conferencista, la palabra americana que convive con conferenciante. Miro por la ventanilla, me hacen gracia esas diferencias morfológicas; si estoy en el tren es porque vengo de conferenciar, así que de repente me tengo por conferencista. Vuelvo a las noticias: en la Universidad de Concepción, en la región del Bío Bío, en Chile, alguien descubría en una biblioteca un fondo documental de relevancia. Se narraba en La Tercera de Chile, aquí.  Al mismo tiempo, en Twitter, alguien enredaba, o, como decía un usuario colombiano, chicaneaba a los partidarios de Macrí por no saber entender textos; la polémica hacía que en Argentina (¡cómo no!)  Saussure, el mismo  Ferdinand de Saussure se hiciera tema del momento en Twitter. Lo contaba el periódico argentino Clarín aquí. Me adormilo, el altavoz me despierta: estamos llegando a Sevilla, voy cerrando bolsos y pantallas. ¿De dónde vengo, dónde he estado? No salí de Andalucía pero las redes me trajeron, volando, otros mapas  del español.

viernes, 11 de octubre de 2019

Premio Manuel Azaña de Periodismo


Hace unos meses publiqué en El País Opinión esta tribuna titulada El árbol de la lengua que me ha traído una gran alegría: hace apenas una semana supe que había sido premiada con el Premio Manuel Azaña de Periodismo Ciudad de Alcalá y ayer volví de recogerlo en Alcalá de Henares. Me siento muy agradecida por el reconocimiento y también por la propia ocasión de la ceremonia de entrega, en que pude conocer a mi admirada escritora Rosa Montero, galardonada con el Premio de las Artes y las Letras por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares y también presente con los otros premiados en la ceremonia. Agradezco al jurado su reconocimiento y a los lectores su fidelidad estos años.

Siento que desde esta semana he contraído una deuda con Manuel Azaña, alcalaíno de nacimiento. Por eso, esta entrada tan gozosa y emocionante para mí tiene un corolario de historia de la lengua y documentación. En este enlace podéis ver digitalizado el importantísimo fondo Azaña que se conserva en el Archivo Histórico Nacional y que incluye mucha de su correspondencia y sus importantes diarios, objeto de publicación en los últimos años. 

Leer más

Hace unos meses publiqué en El País Opinión esta tribuna titulada El árbol de la lengua que me ha traído una gran alegría: hace apenas una semana supe que había sido premiada con el Premio Manuel Azaña de Periodismo Ciudad de Alcalá y ayer volví de recogerlo en Alcalá de Henares. Me siento muy agradecida por el reconocimiento y también por la propia ocasión de la ceremonia de entrega, en que pude conocer a mi admirada escritora Rosa Montero, galardonada con el Premio de las Artes y las Letras por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares y también presente con los otros premiados en la ceremonia. Agradezco al jurado su reconocimiento y a los lectores su fidelidad estos años.

Siento que desde esta semana he contraído una deuda con Manuel Azaña, alcalaíno de nacimiento. Por eso, esta entrada tan gozosa y emocionante para mí tiene un corolario de historia de la lengua y documentación. En este enlace podéis ver digitalizado el importantísimo fondo Azaña que se conserva en el Archivo Histórico Nacional y que incluye mucha de su correspondencia y sus importantes diarios, objeto de publicación en los últimos años. 

viernes, 6 de septiembre de 2019

Mujeres con pluma


¡Hola! ¿Hay alguien ahí? Es viernes, es septiembre y es tiempo de reabrir este canal. Yo estaba muy contenta vacacionando, como cualquiera, pero el tiempo marca un cambio de ocupación y no voy a rezongar mucho por ello. Septiembre ha empezado y en una semana ya hemos recogido el fruto de un árbol que llevamos regando desde febrero: la exposición "Mujeres con pluma. Escritura epistolar femenina de los siglos XVIII a XX" que se ha inaugurado esta semana en el Patio de la Cristalera de la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla. La exposición, comisariada por María Fernández Álvarez y por mí, estará abierta hasta el 19 de septiembre y reproduce cartas antiguas personales escritas por mujeres.  Hemos logrado reunir en los paneles explicativos muestras de conjuntos epistolares, todos ellos inéditos y alguno de colecciones privadas. Hay cartas de nobles, de novias a sus novios, cartas emanadas de la emigración andaluza a Alemania... No estamos hablando de cartas sueltas, sino de verdaderas colecciones que hemos localizado y trabajado. 
Nos encantará que visitéis la exposición, porque la hemos concebido para que sea entendida por todos los públicos y para que pueda itinerar más allá de nuestra Universidad. ¿Tenéis cartas viejas en casa? ¡No las despreciéis! Dentro de un siglo... alguien las estudiará. Gracias por estar al otro lado otro curso más; empieza la fiesta, nos leemos aquí cada viernes.

Leer más

¡Hola! ¿Hay alguien ahí? Es viernes, es septiembre y es tiempo de reabrir este canal. Yo estaba muy contenta vacacionando, como cualquiera, pero el tiempo marca un cambio de ocupación y no voy a rezongar mucho por ello. Septiembre ha empezado y en una semana ya hemos recogido el fruto de un árbol que llevamos regando desde febrero: la exposición "Mujeres con pluma. Escritura epistolar femenina de los siglos XVIII a XX" que se ha inaugurado esta semana en el Patio de la Cristalera de la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla. La exposición, comisariada por María Fernández Álvarez y por mí, estará abierta hasta el 19 de septiembre y reproduce cartas antiguas personales escritas por mujeres.  Hemos logrado reunir en los paneles explicativos muestras de conjuntos epistolares, todos ellos inéditos y alguno de colecciones privadas. Hay cartas de nobles, de novias a sus novios, cartas emanadas de la emigración andaluza a Alemania... No estamos hablando de cartas sueltas, sino de verdaderas colecciones que hemos localizado y trabajado. 
Nos encantará que visitéis la exposición, porque la hemos concebido para que sea entendida por todos los públicos y para que pueda itinerar más allá de nuestra Universidad. ¿Tenéis cartas viejas en casa? ¡No las despreciéis! Dentro de un siglo... alguien las estudiará. Gracias por estar al otro lado otro curso más; empieza la fiesta, nos leemos aquí cada viernes.

viernes, 28 de junio de 2019

¡Catedrática! Y despedida

El martes 25 de junio pasé el examen de cátedra en la Universidad de Sevilla. Hace unos meses obtuve la acreditación nacional de la ANECA y esta semana se desarrolló la segunda fase del proceso en una oposición con tribunal compuesto por los profesores José Gómez Asencio, Antonio Salvador Plans, Emilio Montero Cartelle, Inés Fernández-Ordóñez y Nieves Sánchez González de Herrero. Ahora soy catedrática, una nueva responsabilidad que espero saber ejercer con el compromiso que supone esta nueva posición. Ya lo he dicho y escrito en las redes y a través de mensajes particulares pero lo repito: GRACIAS a todos los que me acompañasteis y llenasteis el aula Manuel Ariza el día del examen (alumnos, compañeros de la Facultad, compañeros de otras universidades, amigos, familia...) y GRACIAS  a todos los que me mandasteis mensajes, flores y ánimos (y hasta un soneto) ese día. Me siento querida y abrazada. 
El blog cierra hasta septiembre, aunque me podéis seguir leyendo en los medios habituales. Os deseo un buen verano, de los de meter la cabeza en el agua o los de sacarla para ir contracorriente. Mucha Filología, de la que mola, y muchas palabras, de las que nos hacen crecer.

Leer más
El martes 25 de junio pasé el examen de cátedra en la Universidad de Sevilla. Hace unos meses obtuve la acreditación nacional de la ANECA y esta semana se desarrolló la segunda fase del proceso en una oposición con tribunal compuesto por los profesores José Gómez Asencio, Antonio Salvador Plans, Emilio Montero Cartelle, Inés Fernández-Ordóñez y Nieves Sánchez González de Herrero. Ahora soy catedrática, una nueva responsabilidad que espero saber ejercer con el compromiso que supone esta nueva posición. Ya lo he dicho y escrito en las redes y a través de mensajes particulares pero lo repito: GRACIAS a todos los que me acompañasteis y llenasteis el aula Manuel Ariza el día del examen (alumnos, compañeros de la Facultad, compañeros de otras universidades, amigos, familia...) y GRACIAS  a todos los que me mandasteis mensajes, flores y ánimos (y hasta un soneto) ese día. Me siento querida y abrazada. 
El blog cierra hasta septiembre, aunque me podéis seguir leyendo en los medios habituales. Os deseo un buen verano, de los de meter la cabeza en el agua o los de sacarla para ir contracorriente. Mucha Filología, de la que mola, y muchas palabras, de las que nos hacen crecer.