viernes, 3 de abril de 2020

Covid en tu cubil (7). Un regalo poético a los estudiantes

En la segunda entrada de esta serie "Covid en tu cubil" (esta) estuvimos hablando de la palabra nasobuco y de los repentistas (poetas de repente) que improvisan décimas. El repentista cubano Alexis Díaz Pimienta ha dedicado esta semana varias décimas a mis alumnos de Dialectología y de Historia del español, que, con ayuda de las herramientas de la plataforma de la Universidad (el foro, los audios, los vídeos, las correcciones...) están teniendo docencia no presencial conmigo. Estudiar de esta forma, sobre todo si no es por voluntad propia, tiene una parte de desarrollo de nuevas habilidades y otra parte, ayudada por las circunstancias, de desaliento. Por eso, le pedí a Alexis que animase a mis alumnos y (¡cuánta generosidad!) este ha sido el resultado de su talento aplicado a mis futuros filólogos. Con su permiso, he decidido distribuirlo por mis redes sociales para que los que no son mis alumnos pero también son estudiantes virtuales disfruten de su palabra poética improvisada y se animen a no abandonar en estos momentos tan complejos. 
Aparte, como hoy es mi santo, me he tomado estas décimas como uno de los regalos recibidos, el más fácil de extender por estas redes que, a su manera, intentan paliar las ausencias de estos días.
Gracias, Alexis. 

viernes, 27 de marzo de 2020

Covid en tu cubil (6). Todos somos fray Luis

Hoy es 27 de marzo de 2020. El 27 de marzo de 1572 La inquisición encarceló a fray Luis de León (1527-1591) en Valladolid, acusado, entre razones, de haber traducido sin permiso inquisitorial el Cantar de los cantares. Estuvo cuatro años en prisión y no se mantuvo inactivo en ese tiempo: siguió escribiendo. Hoy os recomiendo dos cosas: el portal Luis de León (este) dentro de la web de Cervantes virtual con imágenes de retratos, de portadas, de lugares luisianos muy interesantes; y os recomiendo un vídeo un poco distinto a los que estamos acostumbrados a ver en los portales educativos. Esto es una clase-clase, una clase de literatura con un maestro y una pizarra y ya está: sin Kahoot, sin power point y sin tizas de colores; una clase expositiva, enciclopédica y con un nivel de profundidad medio. Y funciona perfectamente. Es un vídeo del canal "Instrucción general" de un profesor llamado Carlos Herreras; en concreto este. Recomiendo verlo (o escucharlo) porque estos días de encierro (a lo fray Luis) y de docencia siento que la tiza y la pizarra (uniforme básico de profe) resisten cualquier tipo de cárcel. Y ahí estamos los docentes, con las plataformas, los power point, los audios, los foros... echando de menos (al menos yo) tocar la pizarra y la tiza, la de fray Luis o la de este maestro de Youtube. Ánimos a todos y mucha salud.
Leer más
Hoy es 27 de marzo de 2020. El 27 de marzo de 1572 La inquisición encarceló a fray Luis de León (1527-1591) en Valladolid, acusado, entre razones, de haber traducido sin permiso inquisitorial el Cantar de los cantares. Estuvo cuatro años en prisión y no se mantuvo inactivo en ese tiempo: siguió escribiendo. Hoy os recomiendo dos cosas: el portal Luis de León (este) dentro de la web de Cervantes virtual con imágenes de retratos, de portadas, de lugares luisianos muy interesantes; y os recomiendo un vídeo un poco distinto a los que estamos acostumbrados a ver en los portales educativos. Esto es una clase-clase, una clase de literatura con un maestro y una pizarra y ya está: sin Kahoot, sin power point y sin tizas de colores; una clase expositiva, enciclopédica y con un nivel de profundidad medio. Y funciona perfectamente. Es un vídeo del canal "Instrucción general" de un profesor llamado Carlos Herreras; en concreto este. Recomiendo verlo (o escucharlo) porque estos días de encierro (a lo fray Luis) y de docencia siento que la tiza y la pizarra (uniforme básico de profe) resisten cualquier tipo de cárcel. Y ahí estamos los docentes, con las plataformas, los power point, los audios, los foros... echando de menos (al menos yo) tocar la pizarra y la tiza, la de fray Luis o la de este maestro de Youtube. Ánimos a todos y mucha salud.

lunes, 23 de marzo de 2020

Covid en tu cubil (5). Cuidado si llaman a la puerta

Las ilustraciones de don
Pardino son fantásticas

El otro día estaba yo (oh, qué sorpresa) en casa cuando llamaron a la puerta. No esperábamos a nadie, no habíamos pedido nada a domicilio, ¿quién arriesga nuestro confinamiento viniendo a casa? Al abrir, me veo ahí encima de la alfombra de la entrada y con el ascensor de fondo, a un pedazo de VOCATIVO. ¡Lola, Lola, Lola! Siendo vocativo, está claro que no podía hacer otra cosa que llamarme declinando este caso: ¡Lola, Lola, Lola! (Era insistente). Sin tocarlo, decido hablarle en vocativo también: ¡Vocativo, vocativo, vocativo!, mientras con las manos le indico que se siente en el peldaño de la escalera. Se sienta. Va con mascarilla. Me dice con pena pero desafiante: Musa, mihi causas memora. Le contesto: “El vocativo es musa (‘musa, recuérdame las causas’) y la frase está en el inicio de la Eneida”. Me lo tomo al pie de la letra y le doy detalles: “Gracias por lo de musa, te explico: la causa de esto es el aislamiento social que se ha decretado para tratar de frenar una pandemia”. Me responde: Manete, pueri, hic. Le digo: “El vocativo es pueri (‘permaneced, niños, aquí’, típica frase de los libros de latín) y, tranquilo, no hay niños por las calles, todos permanecen en casa’. Pero me empecé a ver ridícula dando explicaciones a un vocativo y, tal vez de forma imprudente, le solté con mal genio: “¡No vengas a mi casa para hacerme ver lo importante que es un vocativo, hombre!”. Una vecina gritó desde su balcón: “¡El vocativo es hombreeeee!”. Y él se levantó y se fue refunfuñando mientras me dijo con desprecio: Et tu, Brute? (‘¿Tú también, Bruto?’).
Yo no sé a vosotros, pero a mí me están pasando cosas muy raras durante estos días.

Leer más
Las ilustraciones de don
Pardino son fantásticas

El otro día estaba yo (oh, qué sorpresa) en casa cuando llamaron a la puerta. No esperábamos a nadie, no habíamos pedido nada a domicilio, ¿quién arriesga nuestro confinamiento viniendo a casa? Al abrir, me veo ahí encima de la alfombra de la entrada y con el ascensor de fondo, a un pedazo de VOCATIVO. ¡Lola, Lola, Lola! Siendo vocativo, está claro que no podía hacer otra cosa que llamarme declinando este caso: ¡Lola, Lola, Lola! (Era insistente). Sin tocarlo, decido hablarle en vocativo también: ¡Vocativo, vocativo, vocativo!, mientras con las manos le indico que se siente en el peldaño de la escalera. Se sienta. Va con mascarilla. Me dice con pena pero desafiante: Musa, mihi causas memora. Le contesto: “El vocativo es musa (‘musa, recuérdame las causas’) y la frase está en el inicio de la Eneida”. Me lo tomo al pie de la letra y le doy detalles: “Gracias por lo de musa, te explico: la causa de esto es el aislamiento social que se ha decretado para tratar de frenar una pandemia”. Me responde: Manete, pueri, hic. Le digo: “El vocativo es pueri (‘permaneced, niños, aquí’, típica frase de los libros de latín) y, tranquilo, no hay niños por las calles, todos permanecen en casa’. Pero me empecé a ver ridícula dando explicaciones a un vocativo y, tal vez de forma imprudente, le solté con mal genio: “¡No vengas a mi casa para hacerme ver lo importante que es un vocativo, hombre!”. Una vecina gritó desde su balcón: “¡El vocativo es hombreeeee!”. Y él se levantó y se fue refunfuñando mientras me dijo con desprecio: Et tu, Brute? (‘¿Tú también, Bruto?’).
Yo no sé a vosotros, pero a mí me están pasando cosas muy raras durante estos días.

jueves, 19 de marzo de 2020

Covid en tu cubil (4). Triple medicina lingüística


Los miércoles son mi día sin clases en la Universidad y trato también de desaparecer un poco de las redes. Con todo, se me hace raro que llegue, como ahora, un  jueves a las 17,30 y no me toque estar haciendo lo que el calendario de la mesa, agendado desde hace semanas, me marca: ir a clase de Dialectología. Cuando escucho a alguien decir que con el deporte (o cosiendo, o qué sé yo) deja la mente en blanco y se olvida de las preocupaciones, trazo siempre la inevitable comparativa con mi caso: yo me llevo al deporte todo lo que tengo en la cabeza y lo único que me hace, en su sentido literal, des-preocuparme, es dar clase. Hoy hace una semana de mi última clase y puedo decir que las echo de menos. 
Mi triple medicina lingüística consiste, primero, en una aplicación bien chula que han desarrollado desde la Universidad de Barcelona; es esta; se llama “Evolución fonética desde el latín al castellano” y te hace el recorrido fonético de una palabra, con sus leyes implicadas, desde la lengua madre al español. Podéis probar con PANNUM = paño, por ejemplo. ¡Es una pasada! Felicito a Ignacio Alegre y a sus tutores por su realización. En segundo lugar, la imagen que acompaña a la foto, el cuadro “Las cigarreras” (1915) de Gonzalo Bilbao que está en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Recrea a las antiguas cigarreras, trabajando en uno de los pasillos del edificio que hoy es mi Facultad. Cuando todo esto pase, quiero volver a visitar ese cuadro y guiñarle el ojo a las cigarreras bullangueras del primer plano. Y la palabra que cierra hoy la triple medicina lingüística es AMUSEPARSE, el verbo que en Honduras se usa para nombrar a la nostalgia de la tierra propia. Mi aplauso de hoy a las 20 está dirigido a quienes os amusepáis porque estáis pasando esta racha separados de vuestra gente.

Leer más

Los miércoles son mi día sin clases en la Universidad y trato también de desaparecer un poco de las redes. Con todo, se me hace raro que llegue, como ahora, un  jueves a las 17,30 y no me toque estar haciendo lo que el calendario de la mesa, agendado desde hace semanas, me marca: ir a clase de Dialectología. Cuando escucho a alguien decir que con el deporte (o cosiendo, o qué sé yo) deja la mente en blanco y se olvida de las preocupaciones, trazo siempre la inevitable comparativa con mi caso: yo me llevo al deporte todo lo que tengo en la cabeza y lo único que me hace, en su sentido literal, des-preocuparme, es dar clase. Hoy hace una semana de mi última clase y puedo decir que las echo de menos. 
Mi triple medicina lingüística consiste, primero, en una aplicación bien chula que han desarrollado desde la Universidad de Barcelona; es esta; se llama “Evolución fonética desde el latín al castellano” y te hace el recorrido fonético de una palabra, con sus leyes implicadas, desde la lengua madre al español. Podéis probar con PANNUM = paño, por ejemplo. ¡Es una pasada! Felicito a Ignacio Alegre y a sus tutores por su realización. En segundo lugar, la imagen que acompaña a la foto, el cuadro “Las cigarreras” (1915) de Gonzalo Bilbao que está en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Recrea a las antiguas cigarreras, trabajando en uno de los pasillos del edificio que hoy es mi Facultad. Cuando todo esto pase, quiero volver a visitar ese cuadro y guiñarle el ojo a las cigarreras bullangueras del primer plano. Y la palabra que cierra hoy la triple medicina lingüística es AMUSEPARSE, el verbo que en Honduras se usa para nombrar a la nostalgia de la tierra propia. Mi aplauso de hoy a las 20 está dirigido a quienes os amusepáis porque estáis pasando esta racha separados de vuestra gente.