viernes, 4 de enero de 2019

Jugando al golf con doña Emilia


No está entre mis propósitos de 2019 aprender a jugar al golf. Me reconozco incapaz de ejercer la clase de paciencia necesaria para ese deporte y soy capaz de visualizarme estrellando el palo contra el césped. Sí, en cambio, trataré en este año que empieza de contar por aquí algunas de las claves lingüísticas que encuentro en las lecturas que hago por mero placer. Y aquí va la primera.
Estas Navidades me ha acompañado el libro El encaje roto. Antología de cuentos de violencia contra las mujeres; se trata de una buena recopilación de cuentos de Emilia Pardo Bazán (1851-1921) editada por la profesora Cristina Patiño Eirín en Contraseña editorial. El subtítulo de este libro no agrupa a todos los cuentos que se incluyen (hay también violencia de las mujeres pero sobre todo hay prejuicios contra las mujeres), pero en cualquier caso, El encaje roto es como antología una buenísima representación de Pardo Bazán como cuentista, con los motivos costumbristas esperables de su tiempo, pero también con un retrato completo de todos los tipos de mujer que se podía uno encontrar en el siglo XIX: la fiel esposa, la amante, la gitana, la letrada, la estéril, la discapacitada, la aprovechada, la sometida...  

viernes, 28 de diciembre de 2018

Instantáneas #40. Diciembre 2018

Marina González Sanz y yo rodeamos a la premiada
Diciembre ha sido un mes complejo, con muchas alegrías y con muchas penas. Pero hablamos de filología, de mi trabajo, que resumo en cuatro palabras felices, estas:
-Toga. Con guisa de toga nos aderezamos para acompañar a Blanca Garrido Martín, a quien dieron el Premio Extraordinario de Doctorado por su tesis. Fue un día precioso, en que como directora de la tesis me sentí muy orgullosa paseando a Historia15 con toga.
-Cádiz. El equipo del Instituto de Lingüística Aplicada dirigido por Miguel Casas organizó unas jornadas sobre “Las ciencias del lenguaje al alcance de todos” y tuve el placer de participar en ellas como ponente.
Leer más
Marina González Sanz y yo rodeamos a la premiada
Diciembre ha sido un mes complejo, con muchas alegrías y con muchas penas. Pero hablamos de filología, de mi trabajo, que resumo en cuatro palabras felices, estas:
-Toga. Con guisa de toga nos aderezamos para acompañar a Blanca Garrido Martín, a quien dieron el Premio Extraordinario de Doctorado por su tesis. Fue un día precioso, en que como directora de la tesis me sentí muy orgullosa paseando a Historia15 con toga.
-Cádiz. El equipo del Instituto de Lingüística Aplicada dirigido por Miguel Casas organizó unas jornadas sobre “Las ciencias del lenguaje al alcance de todos” y tuve el placer de participar en ellas como ponente.

domingo, 23 de diciembre de 2018

Un mundo sin Julio


Desde el martes, este es un mundo sin Julio Arenas Olleta, y eso es sin duda un mundo peor. Inteligente, divertidísimo, agudo, muy cariñoso; como filólogo era reflexivo, meticuloso, sagaz. Esa obra filológica fue truncada por un accidente en 2010 del que poco a poco se fue recuperando; y, ahora, cuando todo parecía enderezarse, nos ha tocado despedirnos de él. Está siendo un diciembre de muchos duelos. 
Con lo presumido y elegante que era, sé que Julio aprobaría esta foto que subo de él. Me la mandó por Skype hace años y me obligó a que la titulase Julito sacando músculo. Qué bonito eras por dentro y por fuera, Julio.
Leer más

Desde el martes, este es un mundo sin Julio Arenas Olleta, y eso es sin duda un mundo peor. Inteligente, divertidísimo, agudo, muy cariñoso; como filólogo era reflexivo, meticuloso, sagaz. Esa obra filológica fue truncada por un accidente en 2010 del que poco a poco se fue recuperando; y, ahora, cuando todo parecía enderezarse, nos ha tocado despedirnos de él. Está siendo un diciembre de muchos duelos. 
Con lo presumido y elegante que era, sé que Julio aprobaría esta foto que subo de él. Me la mandó por Skype hace años y me obligó a que la titulase Julito sacando músculo. Qué bonito eras por dentro y por fuera, Julio.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Archivea

Entre las variadas formas de consumir cualquier producto está su disfrute monográfico. Cuando en un pueblo hacen una jornada sobre teatro, cuando los bibliotecarios aúnan esfuerzos para montar un día de las bibliotecas o diversas entidades se concentran en ofrecernos un fin de semana temático sobre un pintor, nos están proponiendo una forma monográfica de consumo, tan válida como otra. Sin embargo, en nuestra agenda individual, libre de organizarse al modo de cada uno, solemos decantarnos por organizar así el tiempo para cosas enojosas de intendencia doméstica (ir al mercado o pintar la casa) pero no para cuestiones mucho más agradables como aquellas que nos acicalan la mente y el gusto.
¿No os resultaría agradable poder dedicar todo un sábado a visitar exposiciones, o a recorrer librerías, o a combinar cine y música? Si buscáis ideas de ese estilo me permito sugeriros esta: regalaos un día de archivos, agendad un día para archivear.
Leer más
Entre las variadas formas de consumir cualquier producto está su disfrute monográfico. Cuando en un pueblo hacen una jornada sobre teatro, cuando los bibliotecarios aúnan esfuerzos para montar un día de las bibliotecas o diversas entidades se concentran en ofrecernos un fin de semana temático sobre un pintor, nos están proponiendo una forma monográfica de consumo, tan válida como otra. Sin embargo, en nuestra agenda individual, libre de organizarse al modo de cada uno, solemos decantarnos por organizar así el tiempo para cosas enojosas de intendencia doméstica (ir al mercado o pintar la casa) pero no para cuestiones mucho más agradables como aquellas que nos acicalan la mente y el gusto.
¿No os resultaría agradable poder dedicar todo un sábado a visitar exposiciones, o a recorrer librerías, o a combinar cine y música? Si buscáis ideas de ese estilo me permito sugeriros esta: regalaos un día de archivos, agendad un día para archivear.